Introducción

La sociedad actual valora con una mayor importancia disponer de tiempo libre, para el cual ocuparlo mediante la realización de algún tipo de actividad de ocio o entretenimiento. Participar en alguna actividad física o deportiva, bien sea como participante o espectador, libre o reglada, lúdica o competitiva, como forma de ocupar de este tiempo libre disponible ha ido aumentando en los últimos años.

 

Esta evolución está bien reflejada en las encuestas de hábitos deportivos dirigidas por García Ferrando quien concluye que la población española que practicaba deporte en 1980 al año 2010 se produce un incremento de veinte puntos porcentuales, así, en 1980 el porcentaje era de solamente un 25%, aumentando a un 35% en 1990, un 38% en el año 2000 y en el 2010 a un 45%.   

Entre los motivos de ocupación del tiempo libre de la población española relacionados con la práctica deportiva es el principal medio de entretenimiento de un 30% de la población española. Encontrándose también entre las actividades más realizadas por la población se encuentra ver deporte, salir al campo o de excusión y pasear. Un 8,6% de la población indica que realiza actividades de montañismo, senderismo o excursionismo. 

Un aspecto muy importante es el hecho de que un 75% de la población hace deporte por su propia cuenta, suponiendo un aumento de doce puntos porcentuales respecto del año 1990. Disminuyendo cada vez más las actividades asociadas a los clubs deportivos pasando de un 25% en el año 2005 a un 19% en el año 2010. Asimismo, un 74% realiza deporte de forma lúdica o recreativa sin preocuparse, contando con un incremento de ocho puntos porcentuales en la última década.

CARTAGENA TRAIL 05.03.14

Las actividades realizas principalmente se realiza dentro de instalaciones deportivas públicas con un 51%, sin embargo, los españoles prefieren hacer deporte en lugares abiertos como el parque, el campo, el mar, la montaña, etc. con un aumento porcentual de 26 puntos, pasando de un 19% a un 45% actualmente. Este hecho remarca la sensación de retorno a la naturaleza que está teniendo la sociedad actual como vía de escape del entorno urbano.

 

Esta demanda que aparece cada vez con mayor frecuencia, puede ser debida a que la sociedad actualmente va adquiriendo una mayor concienciación sobre los beneficios tanto para la salud como el bienestar mejorando sustancialmente la calidad y estilo de vida  de las personas.

 

El “boom” de la práctica deportiva, teniendo en cuenta la situación económica actual, está provocando que la actividad física se realice de forma mayoritariamente popular alejada de la práctica reglada y de los clubs deportivos, al conllevar un mayor gasto económico y unos fines más competitivos y no tan lúdicos. Además esta práctica está calando en todas las clases sociales, desde las más bajas hasta las más altas sin distinción alguna.

 

Actualmente, existe un incremento exponencial del número de carreras de montaña existentes en España. Coloma (2013) indica que en número de carreras de montaña existentes en España en el año 2008 eran de 162 y que en el año 2012 el número de carreras organizadas se triplica hasta un total de 462. Estos datos suponen un incremento anual del 15% en el año 2008, de un 20% entre los años 2009 y 2011 y de alrededor de un 30% en el año 2012.

Este incremento debido al aumento de la práctica deportiva también viene marcado a que la Federación de Montañismo y Escalada es la quinta federación en número de licencias, por detrás de los grandes deportes como el fútbol y el baloncesto y por detrás de las de caza y golf, con un total de 169188 licencias en el año 2013, 54000 licencias más respecto al año 2008, y un total de 2083 clubes deportivo, estando también el quinto en el ranking de clubs por detrás de fútbol, baloncesto caza y ciclismo, según datos recogidos por el Consejo Superior de Deportes.

 

En definitiva, la situación deportiva actual en España se encuentra en un punto en el que la población cada vez hace más deporte, principalmente de forma libre o “desinstitucionalizada”, con un fin no competitivo o lúdico y en espacios abiertos, por tanto, se hace indispensable estudiar el perfil de los participantes en las competiciones deportivas y conocer qué tipo de población tiende a practicar cada una de las modalidades deportivas.